Tips para gestionar tu agenda y aumentar tus horas productivas

Comparte en tus redes sociales:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest

Son muchas las ocasiones en las que tenemos la impresión de las veinticuatro horas que tiene el día no son suficientes para hacer todo lo que tenemos que hacer. Por otra parte, vemos a gente perfectamente capaz de hacer en un día todo lo que se habían propuesto, y a veces cuesta creer que seamos de la misma especie. Había una famosa cita que decía que nuestro día tenía las mismas horas que el día de Beyoncé, y eso te hace pensar en la cantidad de tiempo que pierdes en tareas que no te llevan a ninguna parte, ¿no crees?

El truco para conseguir cumplir todo lo que nos proponemos es aprender a gestionar bien el tiempo del que disponemos. Todo se reduce a saber aprovechar las horas que tenemos para sacarles el máximo partido y, así, incrementar nuestra productividad. Suena muy sencillo, pero la mayoría de las personas que han intentado gestionar su agenda suelen fracasar de manera estrepitosa por el sencillo motivo de que no saben cómo hacerlo. No basta con organizar nuestro día teniendo en mente todo lo que tenemos que hacer, debemos saber cómo hacerlo y cuál es la mejor organización posible de nuestro tiempo. Hoy he preparado una serie de consejos muy sencillos para organizar mejor nuestra agenda, gestionar nuestro tiempo con cabeza, y, así, aumentar nuestras horas productivas y conseguir todo lo que nos proponemos.

Consejos para organizar mejor nuestro tiempo en el día a día

Cuando hablamos de agenda, hay mucha gente que se imagina una lista abstracta de tareas y horas, y se atañe a ella. Pero no, cuando yo digo agenda me refiero a una agenda física, bien estructurada, que te diga en qué día del año estás y a qué hora tienes que hacer tal cosa. Las agendas físicas o digitales existen para algo, y es que son una herramienta increíblemente útil para organizar nuestro día a día y para estar al tanto de nuestros compromisos. ¿Cuántas veces has dicho que sí a un evento, y luego te has dado cuenta de que ya tenías planes? Una agenda puede ayudarte a subsanar ese tipo de malentendidos, por lo que lo primero que tienes que hacer es hacerte con una agenda de este año, que se adapte a ti. Puede ser diaria o semanal, anual o escolar, no importa. En tanto que tú te sientas cómoda, puedas organizar tu tiempo de la manera más cómoda posible, y la agenda sea del año en vigor, todo lo demás viene rodado.

Contar con una ayudita extra tampoco está de más, y aunque organizar nuestro tiempo por nuestra propia cuenta y riesgo es un ejercicio muy interesante, hoy en día existen plataformas que te ayudan a controlar todo lo que tienes que hacer. Si tienes un negocio, de hecho, sabrás perfectamente cuál es la importancia de una buena organización, ya no solo por las citas con tus clientes sino también por los horarios de tus empleados, quién libra cuándo, qué día y a qué hora vienen los proveedores, etc. En https://www.versum.com/m/es/ encontrarás la aplicación perfecta para gestionar tu negocio con rapidez y eficacia mientras te ahorras quebraderos de cabeza, ya que te permite no tener que estar pendiente de todo constantemente.

Si aun así prefieres encargarte tú mismo de la organización de tu día, no hay problema. Dicen que si quieres algo bien hecho tienes que hacerlo tú mismo, así que está claro que eres el más indicado para gestionar tu propio tiempo. Ten en cuenta que los días tienen un número limitado de horas, así que, por muchas cosas que tengas que hacer, tienes que aprender a dar prioridad a algunas tareas. El que mucho abarca, poco aprieta, así que lo mejor que puedes hacer es hacer una lista con las tareas que tienen que estar acabadas ese día sí o sí. Dos o tres, como mucho, para no cargarte demasiado, y luego añadir tareas secundarias. Si consigues acabar esas pocas tareas prioritarias durante el día, y aun así has conseguido que te sobre tiempo, puedes comenzar con alguna de las secundarias, pero lo principal es que organices tus tareas de modo que no pierdas el tiempo saltando de una a otra y encargándote de cosas menos importantes, porque eso, a la larga, te quita mucho más tiempo del que crees.

Márcate un horario que se adapte a tu ritmo de vida y deja de trabajar a horas en las que sabes que no eres productivo. No todos tenemos el mismo reloj biológico, y puede que tú seas más productivo por la tarde, pero te estés forzando a serlo por la mañana. Eso es algo que no va a funcionar nunca, así que lo primero que debes hacer es conocerte a ti mismo y conocer cuál es el horario en el que te concentras más y mejor, porque así conseguirás aumentar, con mucho, tus horas productivas. Una vez lo sepas, organiza el resto de tu horario en base a ello: ocio, dormir, comer y vida social, y, así, podrás alcanzar un nivel mucho más cómodo y satisfactorio para conseguir antes tus metas y explotar al máximo tu día.

Comparte en tus redes sociales:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest