¿Una pyme puede competir con las grandes empresas?

Comparte en tus redes sociales:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest

¿Una pyme puede competir con las grandes empresas?

Con habilidad, audacia, perseverancia y un extra de entusiasmo un startup puede muy bien competir con grandes empresas, abrirse un lugar en el mercado, ir cada vez en ascenso y situarse en la preferencia de los consumidores. Ejemplos hay muchos, pero ahora de lo que se trata es de ofreceros unas claves que podrán llevaros al éxito en esa competencia.

Todo oídos para saber gustos de los clientes

Nada de eso de estar con oídos sordos como hacen algunas grandes compañías y solo preocuparse por vender y salir adelante, al contrario, si deseas triunfar has que tu startup sea todo oídos para saber gustos y preferencias de los clientes, sus necesidades y así poder enrumbar la oferta hacia aquello que los satisface.

Ya verás cómo los consumidores se acercan más a los proveedores que saben ofertarles aquello que buscan y necesitan para solucionar sus dificultades, a partir de que han sabido escucharles.

Apuesta por un servicio rápido

Para enfrentar la competencia de esas grandes empresas, que si bien cuentan con muchos recursos, ralentizan en ocasiones el servicio al cliente, os proponemos decir NO a la burocracia y apostar por un servicio rápido, que satisfaga a los consumidores, sin dejarlos varados a la espera de una respuesta, de una solución a lo que buscan.

Rápidos como un lince, esa debe ser la premisa que os mueva, que de por sí se convertirá en la mejor carta de publicidad, porque a todos gusta recibir respuestas en el menor tiempo posible, ya sea a través de un correo electrónico o la entrega de muestras en pocos días y no en largos meses.

Las grandes compañías generalmente demoran sus procesos de respuestas al consumidor, una falla que debes saber aprovechar para irte por encima de ellas y lograr posicionarte bien con tu negocio.

Competir con las grandes empresas

Pensar como grande

No hay que amilanarse por tener un negocio pequeño, hay que pensar en grande, y tener habilidad para enfrentar a las compañías, que si bien gastan cientos de millones de dólares en investigación y desarrollo o mercadotecnia, por eso no va a vencerte.

Utiliza a superestrellas que sepan promocionarte con productos de encanto, hazlos sentir la motivación necesaria para que se entusiasmen y hagan que tu negocio brille y alcance mayores triunfos.

Deberás sentirte líder, pero además pensar y actuar como líder, y enfrentar la competencia con la convicción de que no te dejarás intimidar.

Sumar clientes

Siempre deberá existir ese tiempo para atender a los clientes, un aspecto que un startup no debe perder de vista, porque con esa atención, a veces personalizada que ofrezca a los consumidores, estará sumando puntos a su favor.

No siempre las grandes empresas pueden darse ese lujo, pero además como ya están afianzadas en el mercado, puede que tiendan a descuidarlo, pero ahí estás tú para aprovecharte de esa debilidad.

Trata bien a los que ya tienes, dale respuesta a sus gustos y necesidades con un producto de calidad, gana su credibilidad, pero también trabaja con audacia para sumar potenciales consumidores.

El que persevera, triunfa

En párrafos anteriores señalábamos la conveniencia de pensar y actuar como líder en un pequeño negocio, sin dejarse amilanar porque al principio no haya mucha respuesta a las ofertas, todo es cuestión de tiempo y de no dejarse desanimar si no se concretan una, diez, o 100 llamadas de venta, hay que seguir insistiendo.

Porque un negocio, generalmente, no se consolida de la noche a la mañana, y a veces surgen escollos que nunca deben parecernos insalvables. Hay que tener la vista larga, los ojos puestos en una meta y continuar trabajando duro.

El que persevera triunfa, aunque en los inicios parezca que no hay avances, luego llegará una etapa de mejores resultados, y puede que hasta surja un período de estancamiento, pero eso no quiere decir que todo esté perdido, al contrario, significará un reto para volver a emprender la marcha, con más fuerza y con la seguridad de que es posible ascender y triunfar.

Comparte en tus redes sociales:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest